Home»Salud»TRAGEDIA EN EL MUNDO DEL DEPORTE: MUERE UN CULTURISTA DE TAN SOLO 19 AÑOS

TRAGEDIA EN EL MUNDO DEL DEPORTE: MUERE UN CULTURISTA DE TAN SOLO 19 AÑOS

5
Shares
Pinterest Google+

Ayer saltó una noticia muy triste: un joven culturista británico, aunque nació en Eslovenia, de tan solo 19 años murió al explotarle el corazón. Nosotros, tus amigos de anfiteatrum.es, nos quedamos conmocionados por este fallecimiento. Y hemos decidido hacerle un homenaje al joven culturista británico fallecido, y que también sirva de homenaje a otras personas que también perdieron la vida haciendo lo que más les gusta: practicando deporte.

El mundo del deporte, sobre todo en el sector de las artes marciales que es al que nosotros nos dedicamos, está plagado de tragedias: accidentes, muertes repentinas, deportistas que se quedan en estado vegetativo… en fin, es lo que muchas veces tiene el sobre-exponer el cuerpo a un esfuerzo tan grande: hay algunos que no son capaces de soportarlo y, por desgracia, fallecen practicando deporte o poco después de ello, como le ha sucedido a muchos de manera instantánea.

joven culturista británicoEs el caso de Andrej Gajdos, el joven culturista británico de 19 años cuyo corazón no pudo aguantar más. La historia de este muchacho, que nació en Eslovenia, aunque había vivido casi desde siempre en el Reino Unido, es bastante curiosa, ya que su mayor aspiración en la vida era ser como su ídolo: el gran Dwayne Johnson, al que todos conocemos con el sobrenombre de La Roca (The Rock). Andrej Gajdos, sin embargo, no era tan fuerte, no era una “roca”.

El joven era un gran aficionado al culturismo incluso llegaba a entrenar varias horas durante cada día, con el objetivo de llegar a tener un cuerpo como el de The Rock. De hecho, sus familiares y amigos confiesan que Andrej Gajdos estaba muy ilusionado por conseguir su meta y poder ser como su ídolo, al que había visto en muchas películas de acción, así como en combates de la WWE. Por desgracia, la muerte acabó con las ilusiones de este joven culturista británico de 19 años.

Al parecer, por lo que hemos averiguado, el joven Andrej estaba comprando, cerca de una cadena de supermercados que son muy conocidos en el municipio de Weston-super-Mare, y sin previo aviso se desplomó, ya que de manera repentina le había estallado la arteria aorta. Según dijeron los forenses, una vez analizaron el cadáver de Andrej Gajdos, el joven culturista británico, el gran problema de este chico es que para lograr muscularse con más velocidad, además de dedicarse a entrenar varias horas diarias, también tomaba hasta cuatro tipos diferentes de esteroides.

Los esteroides, que él estaba utilizando para lograr mejorar aún más su ya potente musculatura, fueron los que le causaron la muerte, haciendo estallar su aorta, que es lo que se conoce como “explosión del corazón”. Por si esto fuera poco, los forenses también comentaron a los medios de comunicación que Andrej Gajdos también tomaba testosterona, con el fin de tener más fuerza en sus músculos y poder estar más horas entrenando durante cada día.

TRAGEDIA EN EL MUNDO DEL DEPORTEUna vez que se realizó la autopsia de este joven culturista británico, el médico también comentó que se había sorprendido mucho al ver el tamaño del corazón que tenía Andrej. Un corazón normal debe pesar entre 400 y 500 gramos, sin embargo el de este muchacho pesaba 680 gramos, por lo que el médico comenta que tal vez el consumo de los esteroides y la testosterona fue la causa por la que su corazón se agrandó, hasta que sufrió una ruptura de la aorta torácica.

Desde luego es una auténtica tristeza lo que le ha sucedido a este joven culturista británico,  Andrej Gajdos, y esperamos desde aquí que ningún otro joven muera en tales circunstancias. Por eso es imprescindible saber más sobre los esteroides y la testosterona, concienciándonos de que no debemos abusar de los anabolizantes y tampoco del entrenamiento, porque nuestro cuerpo es una máquina y no sabemos donde está su límite. Disfrutemos del deporte y las artes marciales, pero no nos obsesionemos con ello. No es bueno para nuestra salud ni nuestro organismo.

Publicación anterior

Samurai, una exposición sobre artes marciales japonesas

Publicación siguiente

Conoce a Gichin Funakoshi, el padre del karate moderno